Zorionak eta urte berri on! ¡Feliz año 2019! | Alex Sevilla
Feliz año nuevo 2018! Zorionak eta urte berri on!
31 diciembre, 2017

Zorionak eta urte berri on! ¡Feliz año 2019!

Una vez más y sin darnos cuenta despedimos un nuevo año, y como siempre por estas fechas ha llegado el momento de hacer balance de lo que han supuesto estos doce meses con sus cosas buenas y no tan buenas

Un 2018 que podríamos denominar como de transición tanto a nivel personal como profesional.

Transición porque estoy convencido, de que muchos de los acontecimientos que han tenido lugar servirán como base para el próximo 2019.

En lo personal no ha sido un año fácil, pero ha terminado con noticias más que positivas y con una enorme satisfacción académica. Eso sí, este 2018 no hubiera sido lo mismo sin recordar los momentos que he vivido en lugares como Madrid, Malta y Barcelona con David, Claudia y Leire.

Porque al final los años se componen por personas y experiencias, y puedo sentirme orgulloso de haber tenido a mi alrededor a los mejores. Gracias a todos, una vez más.

Decía que este 2018 pasará a la historia como el año de la nueva transición en lo económico, político y social y lo será por muchas razones, pero sobre todo por los numerosos finales de ciclo que hemos vivido.

A finales de mayo, tras la demoledora sentencia del ‘caso Gürtel’, una moción de censura del PSOE apoyada por todos los grupos políticos salvo Partido Popular, Ciudadanos, Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro terminó con el intenso Gobierno de Mariano Rajoy y abrió una nueva etapa en el PP, con Pablo Casado al frente.

Un balón de oxígeno, o un arma de doble filo según se mire, para el superviviente Pedro Sánchez quien justo un año después de recuperar el control del partido socialista se ha convertido en presidente del Gobierno.

Pero no todo iban a ser buenas noticias para el partido de Ferraz. En las elecciones autonómicas de diciembre, la suma de votos de la derecha acabó con casi 40 años de hegemonía socialista en Andalucía.

Un hito histórico que ha sido posible gracias a la aparición de todo un fenómeno europeo en la escena política. Se trata del partido ultraderechista VOX, que ha logrado 12 escaños, un respaldo social que ninguna encuesta anticipó.

Y es que a España para estar a la moda europea sólo le faltaba tener su propio partido de extrema derecha, y por lo que ahora hemos podido comprobar no era el PP.  De este modo, el Estado español sigue los pasos de Francia y su Frente Nacional​, Italia y la Liga Norte, Alemania y su partido Alternativa para Alemania o países como Austria, Polonia y Hungría donde ya gobierna esta ideología radical en solitario o coalición.

Todo esto, está repercutiendo en territorios como Catalunya donde el ascenso del ultra nacionalismo español de Vox corre en paralelo al enquistamiento de la situación en este lugar. Una situación que se agrava cuando el Gobierno del President Quim Torra eleva la presión invocando como modelo a seguir procesos de independencia violentos como el que ocurrió en Eslovenia. Aunque allí el referéndum independentista sí ganó de forma aplastante por un 95% de los votos, y más de un 93% de participación.   

Por otro lado, seguimos con la caída a los infiernos de muchas personas que hace años hubiera sido inimaginable como por ejemplo la de Cristina Cifuentes. La carrera política meteórica de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid quedó truncada tras la revelación de irregularidades en un máster obtenido en la Universidad Rey Juan Carlos. Además, en este año 2018 el marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, ha comenzado a cumplir condena en la cárcel de mujeres de Brieva por el ‘caso Nóos’.

Desde la cárcel también, el excomisario de policía José Manuel Villarejo ha hecho circular grabaciones obtenidas ilícitamente durante años. Como consecuencia, la exsecretaria del PP, María Dolores de Cospedal, se ha visto forzada a abandonar la política.

Escándalos políticos aparte, no quiero olvidarme de las tan populares economías colaborativas que al parecer no lo son tanto, a juzgar por la insatisfacción y denuncias de muchos de los trabajadores que ocupan estos nuevos puestos de trabajo. Situaciones que le hacen replantearse a uno si este es realmente el futuro laboral que queremos para un país. ¿Dónde ha quedado la Investigación y el Desarrollo? ¿Y la innovación? Son necesidades que, de momento, ni están ni se les espera. Las grandes empresas siguen fracasando en la gestión de personas al perder miles de profesionales con talento que se ven obligados a emigrar a otros países en busca de mejores condiciones laborales.

Parece que es más fácil poner a jóvenes y no tan jóvenes, algunos con buena preparación académica, montados en una bicicleta y con una caja a cuestas para que repartan paquetes por la ciudad a cambio de unas limosnas. Estoy seguro que, de esta manera, cuidando así de bien del futuro del país, vamos a tener más que difícil mantener o subir las pensiones que tanto reivindican los incansables y luchadores pensionistas. Desde aquí mi más sincera admiración por todos ellos. Eso sí, ahora estamos de enhorabuena. El Gobierno central acaba de aprobar la subida del salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros mensuales, un auténtico lujazo que permitirá pagar la subida de la luz en máximos históricos, la factura del gas y los desorbitados alquileres que más pronto que tarde explotarán, como antes lo hizo la burbuja del ladrillo. Aquí tampoco hemos aprendido nada.

Pero esto es algo que seguramente viviremos en el próximo 2019, donde tenemos grandes citas electorales como las europeas, municipales y en Euskadi las forales. Además, nos encontramos ante el anuncio inminente de un adelanto electoral para los comicios generales que previsiblemente se celebrarán en los primeros meses del año.

Esperemos que el 2019 venga cargado de más solidaridad, empatía, cooperación y cariño. Más felicidad, y gestos amables, porque sonreír de vez en cuando no cuesta nada y ayuda a llevar mejor la vida. ¿No crees?

Ojalá que en el próximo año se cumplan todos los buenos propósitos, proyectos y metas que nos hemos planteado, porque para eso sirve una transición para que te ayude a cambiar y mejorar. Y como siempre te digo, si estás escuchando o viendo esto es porque de una u otra manera formas parte de mi vida, así que te invito a ser en ella y a ser testigo de todos los logros que están por venir.

Zorionak eta urte berri on!

Happy New Year!

¡Feliz año nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies